24 noviembre 2014

Fideos de Batata (Sin Glúten)

"¡Eh! No quieras compararte,
Nunca es demasiado tarde para que alguien rectifique.
Que la gente ya no busca espejos donde mirarse,
solo malos espejos que los justifiquen.
Que la línea que más cuides sea la de tu sonrisa
Y que sea más curva cuanto más la cuides.
Y que todo el que te mire vea
Que la vida se mide en los momentos en los que te sientes vivo
Así que ¡vive!"

(Rayden, A mi yo de ayer)
¡Hola!

¿Cómo ha ido la semana?

Esta vez quiero enseñar una receta fácil y sencilla Es sin gluten

Antes de nada, quisiera comentar o desmentir algunas frases recurrentes que no dejan de sorprenderme. Sé que hay gente que, sin ser celiaca, ha decidido eliminar el gluten de su dieta por motivos de salud o de creencias. Ya se sabe que, se cree que la intolerancia nace de la supuesta manipulación genética de los alimentos. Sin embargo, no entraré en esas cuestiones.

- "Comer sin gluten adelgaza." ERROR. Comer sin gluten ni adelgaza ni deja de adelgazar. Los alimentos que no contienen gluten, tienen la misma cantidad de calorías (esa gran obsesión) que otros que puedan llevar. 

- "Si no llega a ser por el dueño de Mercadona, esto no ocurre" Más bien GRACIAS a este señor. Pero, sobre todo, a la asociación de Celiacos y a toda la gente que se ha movido para que se garantice la ausencia de gluten en los alimentos que no tienen por qué llevar gluten. La celiaquía no es cosa de una sola persona, ni capricho de otros tantos. Es realmente una enfermedad, con una serie de repercusiones muy molestas y dolorosas, que pueden llevar a graves consecuencias de diferente índole. Hoy en día, ser celíaco no es tan complicado como hace pocos años, pues se conocen con mayor exactitud los productos aptos, así como se cuida el riesgo de contaminación cruzada.

Aprovecho aquí, pare dar un consejo: Dejad de preocuparos por las calorías, realmente lo importante es consumir alimentos que aporten al cuerpo los nutrientes necesarios. Hay que llevar una alimentación rica y variada, permanecer activo SIEMPRE y tener un descanso suficiente. 

Nuestro cuerpo es oro. Sea como sea, es el que nos ha tocado y, vamos a convivir con él toda nuestra vida (a ser posible) Por eso, es menester quererlo, mimarlo y tratarlo bien para que esté contento y feliz. Si nuestro cuerpo es saludable (y saludable y gordo como creen algunas madres no es lo mismo) nuestra mente también lo estará. Es más, a modo personal diré que el deporte es una forma ideal para despejar la mente, aliviar tensiones, pensar, divertirse. Una buena manera para desconectar. Aparte de que genera otros beneficios. Como, por ejemplo, aprender a superarse uno mismo, marcarte tu propio horario y ritmo, así como también adquirir un compromiso elegido libremente. (Como ya he dicho en alguna ocasión, son los que más nos arraigan a la vida) El llevar una alimentación correcta y adecuada no significa privarse de cosas ni tampoco pasar hambre. Sino mirar la calidad y cantidad de lo que estamos consumiendo. 

Y después del discurso, ¡Ahora sí!




"Fideos chinos de batata" (Sin Glúten)





Para empezar, necesitaremos los siguientes ingredientes:

No pondré las cantidades, porque suelo ser cocinera a "ojo de buen cubero" sé que no es lo normal, que la cantidad que pongas de una cosa u otra varía en el sabor. Pero no pretendo presentarme a Masterchef, simplemente cocino y comparto por gusto.

- Fideos de Batata (Yo los compré en una tienda de alimentación)
- Zanahoria (usé un par)
- Cebolla (no aparece en la foto, pero si está)
- Filetes de vacío de ternera
- calabacín
- champiñón
-Sirope de Agave
- Tamari (reducido en sal)

Para empezar, ponemos el agua de los fideos a calentar. Una vez que hierva los echamos. No tardan nada en hervir. Unos cinco o seis minutos. Se pueden encontrar en cualquier tienda de alimentación. Encontré estos de batata de casualidad. (No sé si se aprecia el color verde) la verdad es que dan un sabor curioso al plato. Aunque, si no se encuentran, se pueden usar los fideos de arroz o soja que encontramos en cualquier sitio. En Eroski y Carrefour, si no recuerdo mal, también se pueden encontrar. Una vez hervidos, los escurrimos y pasamos por agua fría. Reservamos aparte.


En segundo lugar, calentamos una sartén, echamos un poco de aceite y mientras cortamos las verduras y la carne. 

Hay quien prefiere cocinar los ingredientes uno a uno o quien prefiere echarlos de golpe. La verdad es que se recomienda empezar por la cebolla y mientras se sofríe a fuego lento, ir añadiendo los ingredientes que requieren más tiempo en el fuego. Seguidamente se dejan a fuego lento para que mezclen los sabores, suelten jugos, etc hasta que queden dorados.

En este paso es cuando se le añade sal al gusto, pero no recomiendo echar demasiada, ya que el tamari tiene un sabor bastante salado. 

Cuando veamos que va cogiendo el tono, añadimos la carne.

¡¡AHORA VAMOS A POR LA SALSA.!!

En esta ocasión, vamos a utilizar Tamari y Sirope de Agave. Yo los he comprado en una tienda de productos ecológicos. El Vergel por si alguien no sabe dónde los tiene que comprar.





Como ya he dicho, no suelo medir las cantidades. Así que mezclé estos dos ingredientes hasta que vi que estaban al gusto. Hay quien prefiere un sabor más dulce o un sabor más salado.

Cuando tengamos la mezcla, la vertemos sobre la verdura (y la carne) que ya está en su punto y dejamos que reduzca unos segundos. (Si alguien nota que queda un  poco espesa, se puede añadir un poco de agua, una cantidad de medio vaso)
Cuando ya tengamos la verdura pochada, la carne dorada y la salsa reducida, es cuando añadimos los fideos de batata.
También se puede añadir la salsa a los fideos y dejarlos en remojo mientras se hace la verdura y la carne. Ya que estos cogen más sabor. Lo dejo al gusto.


Y ESTA ES LA PINTA QUE SE QUEDÓ




Para acompañar, hice una ensalada de Granada. Simplemente lleva, lechuga variada, queso fresco y granada. Se adereza con sal (preferiblemente Maldom) aceite de oliva virgen extra y vinagre de Módena.




¡Nos vemos!

"Todos los triunfos nacen cuando nos atrevemos a comenzar"


No hay comentarios: