22 diciembre 2014

Miedo / Ice Bar



"Quiero vivir, quiero gritar
quiero sentir el universo sobre mi
Quiero correr en libertad
quiero encontrar mi sitio "
(Amaral, El universo sobre mi)

¡Hola! ¿Qué tal todo?

En primer lugar, quería felicitaros las fiestas. La verdad que siempre se me echa el tiempo encima y, este año, he tratado de postergar las fechas por unos motivos u otros pero, al fin y al cabo, el tiempo no se puede detener y es algo a lo que debemos enfrentarnos. En general, hay que evitar ser prisioneros de estos, que no nos ataquen sus demonios y que no nos impidan nunca realizar nuestros sueños. Hay quien dice que sentir miedo es señal de que no estamos vivos, de que no luchamos, que no arriesgamos, no amamos... Pero luchar, amar, sentir, arriesgar, volar... eso sí que es lo que demuestra que estamos vivos. Pese a toda adversidad, a la manera que sea, como sea y cuando sea. Justo, en este mismo momento.

Por eso, me gustaría enseñaros un cuento que descubrí hace poco. Vale la pena leerlo. Se llama: El país de tus miedos. Ha sido escrito por Paco López Muñoz.

Había una vez una niña que se llamaba Julia. Julia tenía miedo de muchas cosas. Tenía miedo en la oscuridad, tenía miedo de quedarse sola, también tenía miedo cuando veía a mucha gente, tenía miedo de los perros, de los gatos, de los pájaros, de los desconocidos, tenía miedo al agua de la piscina y de la playa, tenía miedo del fuego, de los truenos, de las tormentas, tenía miedo de los monstruos de los cuentos, tenía miedo de ponerse enferma, o de que su mamá enfermara, tenía miedo de ir al cole, de caerse o hacerse daño jugando… 

Tenía tanto miedo que nunca salía de casa para no caerse, enfermar, encontrarse con algún perro o persona desconocida. Pasaban los días y Julia miraba por la ventana, veía jugar a los niños y niñas, veía como corrían y se divertían. Su mamá le decía: “¿por qué no vas a jugar con ellos?” Pero Julia se sentía muy triste porque tenía mucho miedo y no quería salir de casa. Llegaba la noche y Julia temblaba de miedo en su cama, todo estaba muy oscuro y no se oía nada, le daba miedo el silencio y la oscuridad de la noche, así que se levantaba y, sin hacer ruido, se metía en la cama de sus papás, allí se sentía protegida. 


Una noche, mientras dormía entre mamá y papá, la cama comenzó a temblar, se movía tanto que Julia se despertó sobresaltada. ¡Terremoto, hay un terremoto! Sus papás parecían no notarlo. Julia se puso de pie en la cama, comenzó a saltar y gritar para despertar a sus papás, entonces un gran agujero se abrió en el centro. Julia cayó dentro y bajo por un tobogán que le dejó en un bosque tenebroso y oscuro. Se levantó del suelo y miró a su alrededor: “¿dónde estoy? Está muy oscuro, tengo miedo. ¡Mamá! ¡Papá! ¡Venir a por mí!” 


Nadie parecía oírla, así que Julia pensó que tenía que salir de ahí, se levantó y comenzó a andar. Enseguida encontró un camino y decidió seguir andado por él para ver dónde le llevaba. “¡Qué silencio, no se oye nada! ¡Tengo miedo!” Julia se acordaba de mamá y papá, se sentía sola y tenía más miedo aún. Cansada de andar se sentó junto a un árbol, se sentía tan triste que empezó a llorar. 
Entonces oyó un ruido “¡uuhhhh! ¡ohohoho! ¡uuuhhhh!” Julia miraba a un lado y a otro y no conseguía ver nada, un gran pájaro volaba sobre su cabeza, Julia temblaba de miedo. El pájaro desapareció, volvió el silencio. Por un momento Julia dejó de temblar, pero entonces oyó ladrar a un perro, parecía que estaba furioso, luego otra vez volvió el silencio… Julia cerró los ojos y se dijo a sí misma: “no tengo miedo, no tengo miedo, no tengo miedo, no tengo miedo, no tengo miedo…” Cuando abrió los ojos, tenía delante de ella un gran perro negro. Julia se quedó paralizada, el miedo no le dejaba ni parpadear, tenía ganas de gritar, de llorar, de pedir ayuda, pero el miedo no le dejaba moverse, ni hablar, ni gritar, ni siquiera podía llorar. 


El perro se acercó aún más, se sentó frente a ella y le dijo: 


- ¡Me tienes harto! Estoy cansado de que seas una miedica, nunca he conocido a una niña con tantos miedos. ¡Eres la Reina del Miedo! 
Julia seguía paralizada y con la boca abierta, pero no de miedo sino de asombro, ¡le estaba hablando un perro! O, mejor dicho, ¿le estaba regañando por tener miedo? Julia no daba crédito a lo que veía y oía. 
- ¿Es que no vas a decir nada? ¿Se te ha comido la lengua un gato? ¡Ah, se me olvidaba que también te dan miedo los gatos! 
- ¿Quién eres tú?
- ¿Qué quién soy? Soy Dog, el guardián de tu bosque. 
- ¿Mi bosque? – Julia miraba a su alrededor, observando el bosque en el que se encontraba. 
- Sí, tu bosque, el bosque de tus miedos. Aquí viven todos tus miedos: los perros, los gatos, los pájaros, los monstruos, la oscuridad, el silencio, los ruidos, la soledad, las tormentas, el agua, los truenos… ¡Este es el bosque más grande que conozco! ¡Me das demasiado trabajo! ¡No puedo controlar un bosque tan grande! Tienes que hacer algo. 
- Pero, no entiendo, ¿quién ha creado este bosque?, ¿por qué dices que es mío? y ¿que yo te doy mucho trabajo? 
- Te lo voy a explicar más despacio… ¡Hola! Soy Dog, soy el perro que guarda el bosque de tus miedos, este bosque lo has creado tu solita, aquí vas metiendo todas las cosas, animales y personas que te dan miedo. Es un bosque muy grande, demasiado grande, porque tienes miedo de demasiadas cosas. ¿Quieres que te lo enseñe? Sígueme. 


Dog y Julia recorrieron el bosque y Julia pudo ver todas las cosas, animales y personas que le daban miedo. Después de haberlo visto todo, se sentó en un claro del bosque. A su alrededor tenía nubes negras, perros, gatos, pájaros, tormentas, desconocidos, fuego y tantas cosas que le daban miedo. 


- Estoy cansada de que me sigan todas estas cosas. ¿Puedes decirme qué tengo que hacer para no tener miedo?
- ¡Al miedo hay que asustarle! – le dijo Dog.
- ¿Asustar al miedo? ¿Y eso cómo se hace? 
- Muy fácil. ¿Tú cómo asustas a un amigo? 
- Me escondo y, cuando no se lo espera, salto y con cara de monstruo le grito: ¡¡Buuuuhhh!! 
- ¡Muy bien! Pues eso mismo tienes que hacerle al miedo. 
- Pero, ¿dónde está el miedo? 
- Espera, que ahora mismo te lo traigo.


Dog desapareció entre los árboles y al poco rato apareció trayendo consigo algo muy grande que venía tapado con una tela negra. Julia se quedó con la boca abierta. 


- ¡Que me trae el miedo! –pensó. 


Y al instante se puso a temblar. Dog colocó delante de ella aquel bulto tan grande y le dijo: 


- ¡Prepárate!– Julia volvió a quedarse paralizada.– ¡He dicho que te prepares! ¡Confía en mí! Pon cara de monstruo y prepárate para darle un buen susto al miedo. Cuando estés lista, dímelo y le descubro. 
Julia se armó de valor, puso la cara más fea que había puesto nunca, levantó las manos como si fueran garras y gritó muy muy fuerte “¡¡¡¡Buuuuuhhhhh!!!!” Al instante Dog retiró la tela que cubría al miedo y ¡sorpresa! Julia se vio reflejada en un gran espejo, como se vio tan fea y haciendo de monstruo, le dio un ataque de risa 
- ¡Jajajaja Jajajaja! ¿Pero qué broma es ésta? ¡Si soy yo!
- No es ninguna broma, Julia – le dijo Dog.– El miedo no existe, lo creas tú misma. ¿Volverás a tener miedo? 
- ¿Miedo? ¿De quién? ¿De mí misma? ¡No!, pero si yo no doy miedo. ¡Buuuhhh! –gritaba Julia frente al espejo.– ¡Jajajajajaja! Nunca me había reído tanto. 
Mientras decía esto, los animales empezaron a desaparecer, las tormentas, el fuego, el agua, y también el bosque; el bosque empezó a hacerse pequeño, muy pequeño. 
- ¡Gracias, Julia! – le dijo Dog. 
- ¡No! ¡Gracias a ti, Dog! Por enseñarme al miedo. 
A la mañana siguiente, Julia se despertó en su habitación, su mamá extrañada fue a buscarla 
- ¡Julia, no has venido esta noche a nuestra cama!
- Sí, mamá, pero ahora soy valiente y pensé que podía dormir sola en mi cama. 


A partir de aquel día, Julia dejó de tener miedo y volvió a ser feliz, a salir a la calle, a jugar con sus amigos e incluso llegó a tener varias mascotas. Recuerda: al miedo hay que asustarle.


Pues eso, los miedos, no sirven más que para ponernos obstáculos, para evitar que disfrutemos de los placeres que nos da la vida y las experiencias maravillosas que podemos encontrar. Ya sea por el camino de nuestros propósitos como al encontrar la satisfacción de haberlo conseguido. Aunque sea dura la pelea, el regalo de saber que has hecho algo por tí mismo, no te lo quita nadie. Y es mejor que muchas otras cosas banales que se pueden conseguir de manera más fácil.

Se me viene a la cabeza cuando era pequeña. Siempre dormía de la mano de mi madre y, a veces, tenía pesadillas. Me despertaba sudorosa y llorando, muerta de miedo, maldiciendo la oscuridad de la habitación y las "rejas" de la cama. Mi madre siempre se despertaba, encendía la luz, me llevaba un vaso de agua y me soplaba en la oreja. Entonces me decía: "Todas esas cosas feas sólo están en tu cabeza. Ahora soplo y ¡magia! ¡Ya no están!"

Los miedos ya no están, se han ido... sólo están en nuestra cabeza. 






También, quisiera hablar de un sitio muy curioso que conocimos el otro día. Todo un reto. Se trata de un Bar de hielo (si, bar de hielo) Situado en pleno corazón de Madrid. Entre el metro Tirso de Molina y la Puerta del Sol. Exactamente se encuentra en la calle Conde de Romanones número 3. A su alrededor podéis encontrar un montón de ambiente. Desde tiendas, bares, cines, teatros, etc Se llega de manera muy fácil, aunque hay que fijarse bien en la entrada.

Para los amantes del frío, es un sitio ideal. Justo en la entrada hay un recibidor, donde hay mesas y sillas para sentarse y esperar. Después, hay que ponerse un abrigo parecido al de los esquimales para no pasar demasiado frío (Es recomendable llevar guantes y calzado cómodo. Al menos que no sean tacones altos. A veces, el suelo puede resbalar) Luego entras en una especie de cámara frigorífica donde cada uno de los detalles está hecho de hielo. La temperatura es de -8ºC. Puede ser una experiencia muy diferente. Es un lugar muy pequeño, no recomendado para la gente que se agobia en espacios cerrados. También puede resultar muy divertido. Quien es friolero, agudiza el ingenio, por ejemplo, bailando sevillanas.

Una vez dentro, se ofrece un cóctel de bienvenida. Que deja, un agradable frescor en el paladar. El coste de la entrada son 15 euros y se tiene derecho a una copa, dos cócteles o dos refrescos. Las dos consumiciones (en caso de que sean dos) tienen que ser iguales.

A parte de eso, tienen una tienda con unos productos muy curiosos y exclusivos relacionados con el hielo, así como colecciones de libros y fotografías de lugares remotos de nuestro planeta y una selección de aguas del mundo. 

Por si alguien se interesa, el horario que ellos tienen es:

Domingos - Lunes - Martes - Miércoles y Jueves  17:00 H - 23:00 H
Viernes y sábados 17:00 H - 2:00 H

Si se quiere hacer una reserva (grupos mayores de 10 personas) hay que ponerse en contacto en el númer:  91 429 81 68 o mandando un correo a: info@icebarmadrid.com

Para más información, podéis visitar su página 
web: http://icebarmadrid.com/principal.html

¡Ánimo Valientes!






Por cierto, no se me olvida que, hoy es el cumpleaños de una de mis mejores amigas. A su madre, le tocó el mejor premio de todos los que le podían haber tocado. Conocerla es un placer casi sexual, hacerla reír, algo más parecido al orgasmo.
(Espero que nunca pierdas tu sonrisa, ni tus ganas de seguir luchando)
¡Te loviu un jartón!



1 comentario:

TheJeko002 dijo...

Jajajaja que fríooooo